ESPALDA DE PAPEL

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain
canastera de versos, alma de mujer... deseo tener las alas de la poesía. Espero de ti amigo lector, me sigas por este mundo mágico de la palabra. Aquí mis sueños, aquí mis desvaríos desde la cordura y la locura de ese alma que pretende no serte ajena. Espalda de papel. A flor de agua. Con el alma en pie. Blog© 2008

martes, 8 de julio de 2008

Noches de ronda. Diario del miedo.

Cada noche, en vigilia,
te contemplo mientras duermes.
Como dos enredaderas, treparían mis manos de tus caderas a tu pecho,
del pecho hasta tus labios, de los labios hasta tu aliento.
Quisiera dormirme apacible junto a ti
pero no puedo.
Yo te trasnocho.
Detengo la mirada en tus puños relajados,
en la mandíbula serena,
en tus párpados cerrados.
Es mi momento de descanso pero,
aún así, yo te trasnocho.
Te giras hacia mí, te presiento,
tengo miedo a que despiertes …contengo la respiración,
aprieto los ojos, no me muevo.

Como un mal sueño amanece,
de nuevo los insultos, los golpes, la humillación;
me pregunto:
de qué madera estoy hecha.

Te observo desde la cocina,
desmadejado sobre el sofá, vaso tras vaso vas hundiendo tu rostro.
Niegas con la cabeza sostenida entre tus manos.
Te veo llorar.
Y en el fondo me duelen más
tu alma enferma, tus ojos arrepentidos, que mis pómulos amoratados.

Los niños juegan encerrados en el dormitorio,
nuestro perro no sale de su caseta, desde allí ladra al cartero,
y a mí, me comienzan a temblar las manos mientras sirvo la ensalada.
Creo que no está bien aderezada,
te enfadarás por ello.

Por unos segundos se me acota el tiempo de mi miedo
y me vuelvo a preguntar... de qué madera estoy hecha.


Para todas las mujeres que sufren la violencia de género. Para que sepan que están hechas de maderas nobles, que pertenecen a un bosque lleno de vida y que nada ni nadie debe talarles ni el cuerpo ni el alma.


2 comentarios:

Yolanda dijo...

Fantástico poema que retrata como ninguno el alma dolida de una mujer maltratada. Será a base de poesía como combatamos esa enfermedad del alma humana. ¡Enhorabuena, amiga!

Gadeira dijo...

Muchas gracias por tu comentario Yolanda. Bien venida a mi casa.